CONSEJO PASTORAL

La Parroquia tiene Consejo Pastoral desde el año 2014. Este grupo, que nace en conformidad con el deseo expresado por el Código de Derecho Canónico (cánones 535-537), asesorará al sacerdote de la parroquia en todos los aspectos de la vida parroquial: la catequesis, la vida litúrgica, la atención a los necesitados, etc.

En el Consejo pastoral está representada la riqueza de la Parroquia: jóvenes y mayores, mujeres y hombres, nacidos en Torrejón y venidos de fuera, catequistas, matrimonios, etc.

Se rigen por sus propios estatutos aprobados. Y actualmente se reúnen una vez al mes.

CONSEJO ECONÓMICO

En toda Parroquia ha de haber un Consejo Económico Parroquial que, presidido por el Párroco, es el órgano responsable de la obtención y gestión de los recursos económicos (cf. c. 537 CIC). Dicho Consejo presta su ayuda al párroco en su calidad de administrador de los bienes de la parroquia (cf. c. 532 CIC).

La Parroquia tiene Consejo Económico desde el año 2013. El Consejo Parroquial de Asuntos Económicos ayuda al párroco en la administración de los bienes de la Parroquia.

Está formado por tres laicos y el sacerdote.

Y sus funciones son:

1.-Promover la conciencia de todos los miembros de la comunidad parroquial en su deber de aportar los recursos necesarios para la vida y misión de la Iglesia.

2.- Planificar las necesidades económicas de la parroquia a corto y largo plazo y programar la obtención de los correspondientes recursos.

3.- Aprobar los balances de situación y las cuentas de resultados, y elaborar los presupuestos anuales de ingresos y gastos, que habrán de presentarse al Ecónomo Diocesano.

4.- Planificar las obras de mantenimiento y conservación de los inmuebles de la parroquia.

5.- Elaborar y tener al día el inventario de los bienes muebles e inmuebles de la parroquia y cuidar de su conservación y rendimiento.

6.- Informar periódica y asiduamente a la comunidad parroquial de la marcha de la economía de la parroquia.

Ayúdanos

La Iglesia contribuye a crear una sociedad mejor. Ayuda a tu parroquia, ganamos todos.

Nuestra parroquia se mantiene con las ayudas que le ofrecen sus feligreses.

Colectas, donativos, cuotas mensuales, aportaciones con motivo de las celebraciones de los sacramentos y tasas del despacho parroquial, son los medios habituales para su financiación. Así como la ayuda que nos llega de la asignación tributaria a través de la diócesis para sostener al párroco.

No es sencillo sostener el edificio de la parroquia, con todos sus suministros y mantenimiento, impulsar los trabajos evangelizadores y atender a tantas necesidades de caridad que se presentan.

¡Necesitamos tu ayuda!

Recuerda que los donativos a favor de la Iglesia Católica desgravan en la declaración de la Renta.

¡Muchas gracias a todos nuestros bienhechores!